CÓMO ENCONTRAR UN CBD SEGURO Y EFICAZ: LO QUE DEBES HACER Y LO QUE NO 

Evidence based
CÓMO ENCONTRAR UN CBD SEGURO Y EFICAZ: LO QUE DEBES HACER Y LO QUE NO 

En el mercado, se encuentra literalmente de todo

No es un secreto que el CBD está de moda y ¡con razón! Una búsqueda rápida en Internet arrojará todo tipo de productos de CBD: desde tinturas hasta cápsulas, pasando por objetos tales como almohadas impregnadas con CBD, ropa de deporte o hilo dental. 

No obstante, con todas estas opciones disponibles, puede que te preguntes cuál merece la pena probar. De hecho, si ya has caído en las redes de un producto visualmente atractivo de CBD, pero para nada efectivo, puede que te preguntes si es que merece la pena probar el CBD en cualquiera de sus formas. 

Para ayudarte a encontrar productos de CBD realmente efectivos, hemos reunido una guía muy sencilla con lo que debes hacer y lo que no en tu búsqueda de productos de CBD

Lo que debes hacer: Elegir productos de cultivos de cannabis certificados

Al igual que los alimentos que consumimos, el CBD se cultiva con fines comerciales, por lo que el respeto de una serie de estándares de calidad y seguridad es primordial a la hora de garantizar que un producto de CBD sea seguro. Busca productos certificados (en nuestro caso, todos nuestros productos cuentan con un certificado emitido por la Autoridad de Cáñamo Estadounidense). Este certificado, líder en el sector, garantiza que los agricultores y los productores de CBD cumplen los más altos estándares en lo que respecta al cultivo, la recolección, la manufactura y la realización de pruebas.

Lo que no debes hacer: Comprar CBD a cualquiera

Ese tipo que conociste en una fiesta y que tenía montado un «sistema hidropónico 100 % fiable» en su armario no es alguien a quien le debas comprar tomates y, mucho menos, CBD. También te recomendamos que, si te ofrece un trozo de brownie, ¡ni se te ocurra probarlo! 

Lo que debes hacer: Comprar productos CBD sometidos a rigurosas pruebas y desarrollados con el asesoramiento de médicos

Es importante saber no solo qué contiene tu CBD, sino en qué dosis. Escoge CBD de empresas que trabajen con laboratorios externos para probar sus productos de forma regular y que, además, publiquen sus últimos resultados de pruebas y certificados de análisis. Aparte, como el CBD se utiliza para ayudar a tratar numerosos problemas, como el estrés o la dificultad para conciliar el sueño, busca productos desarrollados con el asesoramiento de médicos con experiencia en estos trastornos. 

Descubre quiénes forman parte de nuestro Consejo Médico Asesor aquí.

Lo que no debes hacer: Comprar un CBD que ponga de los nervios a tu suegra

O a tu padre, a tu abuela o a ti mismo, o, incluso, a tu vecino de enfrente. Cuando compras un producto al que no se le han realizado pruebas, nunca sabes lo que te va a tocar exactamente. Por lo tanto, decántate por un CBD que puedas compartir con tus seres queridos (o tus vecinos) para relajaros juntos. 

Lo que debes hacer: Comprar un CBD que esté disponible en una amplia gama de formatos para adaptarse a tus necesidades específicas

Hay un CBD para cada persona, por lo que es importante que pruebes diferentes tipos y métodos de administración hasta que encuentres el que mejor te va a ti. Bien sea una cápsula tomada a horas y en días fijos, o bien una tintura con una dosis consistente en cada toma. Tómate el tiempo que necesites para dar con el método de ingesta ideal para ti. Además, si tienes la opción de elegir entre CBD aislado o de espectro amplio, descubrirás cuál es mejor para tu cuerpo y tus necesidades concretas. 

Lo que no debes hacer: Comprar artículos novedosos de producción limitada

Este tipo de productos de CBD son sencillamente artículos que compras una vez por diversión y ya. Sin un método de administración fiable, una dosificación consistente y una eficacia que se pueda verificar científicamente, lo único que haces al comprar este tipo de productos es tirar dinero.

Lo que debes hacer: Comprar CBD en el que se indique la dosis exacta, ni más ni menos

Busca productos cuyo envase indique claramente cuánto hay en cada dosis y el tamaño de la misma y que no omita ninguna información. Si utilizas una única dosis de forma constante, podrás averiguar exactamente la dosis de CBD que mejor te funciona. Si el producto ofrece distintos tipos de dosis, podrás utilizarlo para tratar diferentes problemas: la cantidad que necesitas para relajarte puede que sea menor que la que debes tomar para dormir. 

Lo que no debes hacer: Comprar CBD elaborado por cualquiera en un garaje

Sabemos que puede parecer evidente, pero algunas personas no pueden resistirse a ayudar a los emprendedores y al pequeño comercio. Al igual que nuestro amigo de la fiesta de antes, da igual que el amigo de Facebook del amigo de tu primo parezca un tipo que sabe lo que hace, el CBD extraído de forma casera nunca tendrá una dosis consistente ni su consumo será seguro. 

Lo que debes hacer y lo que no al comprar productos de CBD

Lo que sí debes hacer: ¡no bajes la guardia! Únicamente compra CBD seguro y de confianza que cuente con certificados correspondientes y se haya sometido a pruebas. Además, debe contar con la aprobación de médicos y debe poder estar disponible en distintas dosis y métodos de ingesta. 

No utilices CBD sin verificar, que no sea seguro y que no te genere confianza. De verdad que es más sencillo de lo que piensas. Tan solo sigue las indicaciones de esta guía y extrema la precaución con aquellos productos que no cumplan con estos estándares.